viernes, 5 de febrero de 2010

Tonos, Ondas, Resonancias, Instrumentos, Arpas, Martillos, Octavas, Sordinas...



...teclas, cuerdas, sonidos, mecanismos, tensiones, pedales, clavijeros, bastidores... sí, se trata de lo que Tori Amos llama “criaturas vivientes”.




Esas criaturas que rugen como un león o que producen el sonido más dulce que los oídos puedan escuchar.


En mi recorrido diario veo una de ellas y siempre está como esperándome a que la visite. Desde el autobús la veía y pensaba: -Un día de estos, un día de estos. Ese día llegó sin proponérmelo. Un día en el que tuve un taller ahí donde ella se encuentra. Así que llegué temprano y lo primero que hice fue saludarla. Me di cuenta que eran tres y que además podía tocarlas. Desde el momento en que entré en contacto con ellas no quería que el tiempo pasara ni que tuviera que irme jamás. Pero como sólo contaba con media hora me dediqué a observarlas, a verlas desde sus entrañas, desde sus más pequeñas piezas hasta las enormes formas que integran las tres entrelazadas.






Trataba de comprender sin teoría alguna cómo pueden producir los sonidos, cómo al tocar una tecla un pequeño martillo golpea una triada de cuerdas y cómo es que algunas se oyen con un tono muy grave y otras muy agudo.

Pensaba en si estas criaturas son un instrumento de percusión o de cuerdas, en si el sonido es discreto o analógico, en el momento en que a alguien se le ocurrió construir una, en cómo una persona crea una melodía, en cómo sabe qué teclas tocar para sacar lo que se tiene en mente y en si ella es una extensión de nosotros mismos.


Al principio estaba yo sola platicando con ellas, pero poco a poco llegaron más invitados, las tocaban, las veían y las estudiaban. Sonreían al ver que podían interactuar con ellas y aunque no eran perfectas nos daban un momento de felicidad.